23 recetas alcalinas que debes incluir en tu dieta, más energía y adelgaza fácilLa dieta alcalina pone especial atención en aquellos alimentos que ingerimos. No desde el punto de vista de si estos nos harán engordar o adelgazar, sino desde la perspectiva de cómo estos afectan a nuestra salud. Este tipo de dieta defiende la ingesta de alimentos alcalinos (hortalizas) frente a los de tipo ácido (azúcares y harinas), ya que según los defensores de este método alimenticio, el consumo de alimentos alcalinos y su efecto inmediato en el pH de nuestro cuerpo (nivel de acidez del mismo), nos protegen de ciertas enfermedades.

Se denomina pH (potencial de Hidrógeno) a la medida de acidez o alcalinidad de una solución. El pH indica la cantidad de iones hidronios presentes. El equilibrio correcto en el cuerpo humano es una medida ligeramente alcalina. La escala va desde 0 a 14, siendo 0 lo más ácido, 14 lo más alcalino y 7 un valor neutro. Nuestro organismo debe estar entre 7,30 a 7,45.

Para lograr estos valores, es necesario prestar especial atención a los alimentos que ingerimos, los cuales nos ayudarán a alcalinizar el cuerpo. Hoy te traemos 20 recetas diferentes para que puedas incluirlas a tu dieta y disfrutar de un estado saludable.

23 recetas alcalinas para incluir a tu dieta.

Llevar una dieta alcalina es el primer paso para prevenir múltiples enfermedades, por ejemplo todos los tipos de cáncer.

También te será muy útil para levantarte con más energía por las mañanas. Comenzarás tus días sin fatiga, despertando rápidamente y de forma natural. Algo a tener en cuenta, es que en los cuerpos demasiado ácidos, la pérdida de peso es más difícil, por lo que en un cuerpo alcalino el descenso de peso es más factible.

Si deseas comenzar a tener una dieta alcalina, ¡ten en cuenta estas 20 fabulosas recetas!

Sopas.

De zanahoria y champiñones: Los hongos ayudan a neutralizar los ácidos estomacales. Junto con la zanahoria son una rica fuente de vitaminas del complejo B, hierro, magnesio y calcio. Disfruta de su textura tan particular y un sabor incomparable.

De aguacate y tomate: Esta sopa se bebe fría, siendo una excelente opción para el verano. Si deseas llevar una dieta alcalina, el aguacate no podrá faltar en tus comidas cotidianas. Es rico en potasio, regula la presión arterial y ayuda a nivelar los porcentajes de colesterol en sangre.

De aguacate, brócoli y castañas: Otros alimentos infaltables en tu dieta alcalina, son los vegetales de hoja verde. El brócoli forma parte de este grupo, que junto con el aguacate, ayudarán a quitar la acidez de la sangre. Además, las castañas le proporciona a esta sopa un crocante delicioso.

Ensaladas.

Ensalada de  hojas crudivegana  y alcalina: Esta ensalada está permitida para todos nuestros pacientes, la zanahoria y la remolacha van crudas con lo que no tendrán un alto índice glucémico.

De aguacate con ajo silvestre: Esta ensalada la puedes comer sola o procesarla y formar una pasta para tus sándwiches o como snack. Continuamos con el aguacate como ingrediente indispensable y le sumamos los beneficios del ajo silvestre, el cual aporta muchos más minerales que el ajo común.

Ensalada fresca de vegetales verdes: Esta ensalada es un clásico de verano. Combina vegetales crudos de hojas verdes como lechugas, rúcula, espinaca y apio. Adereza con aceites prensados en frío y algunas hierbas frescas como tomillo, orégano y menta.

Ensalada oriental de pepino: Esta ensalada es muy sencilla pero contiene una gran cantidad de nutrientes. Sólo necesitas un pepino fresco, ajo silvestre, semillas de sésamo tostadas y aceite de sésamo para aderezar.

Ensalada mediterránea: Un clásico en la gastronomía mundial, las ensaladas mediterráneas son excelentes para una dieta alcalina. Mezcla albahaca, algunas aceitunas, tomates y adereza con aceite de oliva a gusto.

De aguacate con pimientos: Una opción muy saludable para tus sándwiches también.

Postres.

Yogurt de coco vegetal: yogurt de coco para todos aquellos que tenéis intolerancia a la lactosa. El coco es rico en minerales, los ácidos grasos son de cadena media lo que permite al organismo su combustión inmediata; entre ellos, el ácido laurico, un microbicida, ayuda a combatir infecciones de todo tipo y no es tóxico.

Batido de tomate y pepino: Aunque te parezca una mezcla extraña, añade unas gotas de limón y unas cuantas hojas de menta para un batido delicioso. Aporta pocas calorías, ayuda a la salud de los riñones, la vejiga y para la salud hepática.

Smoothie vegano: Prepara un refrescante smoothie de leche de almendras y duraznos muy sabroso.

Coctel verde: Cando necesites un subidón de energía, comienza tus días con un rico batido verde. Puedes realizarlo con pepinos, limón, menta y apio fresco.

Poderoso batido verde: Como la receta anterior, prepara un batido con espinaca, apio y jugo de naranja. Ideal para mantener una correcta salud gástrica.

Snacks.

De pimientos: Los bastoncitos de pimiento como snacks son una opción muy nutritiva. Aporta pocas calorías, es rico en vitamina C, ácido fólico y beta caroteno.

Pasta de coliflor y coles de Bruselas: Procesa ambos ingredientes para obtener una salsa rica en sales alcalinas y minerales como el fósforo, magnesio, hierro y potasio.

Salsa de aguacate y tomate: Es una variante del guacamole tradicional, este snack suele ser muy popular entre los más pequeños acompañando con patatas horneadas.

Snack de patatas: Las patatas en cualquiera de sus variantes son indispensables en esta dieta.

Bocadillos.

Barritas alcalinas de sesamo y almendras: Estas barritas las podéis tomar casi todos nuestros pacientes, con restricción de azúcares, la mayoría de los oncológicos, renales, los de peso aunque no abuséis, candidas, disbiosis, niños… sólo aquellos con restricción del gluten, intolerantes o celíacos no podéis tomarlas, ya que las harinas de espelta o kamut si llevan gluten, aunque suele sentar mejor que el gluten procedente del trigo, con lo que podéis probar excepto los celíacos que mejor ni probéis. Permitida para intolerantes a lactosa, pacientes veganos y crudiveganos eligiendo la opción del deshidratador.

Pasta de quínoa con salsa de tomates y alcachofas: Llevar una dieta alcalina no significa que debes abandonar las pastas. Sustituye la harina refinada por harina de quínoa y prepara salsas con vegetales frescos. Evita agregar carnes rojas.

Stir Fry vegano: El stir fry es una técnica de salteado de vegetales al wok. Realiza la combinación de verduras frescas que más te gusten, con algunas hierbas y semillas de sésamo. ¡No te arrepentirás de probarlo!

Ratatouille: Esta receta clásica de la gastronomía francesa es una preparación sumamente alcalina. Guisa los vegetales siguiendo la preparación tradicional.

Bocadillos de Patatas y calabaza: Puedes rebozar trozos de patatas y de calabazas con semillas y algunos cereales, luego hornéalas con un poco de aceite de oliva.

Video sobre la dieta alcalina:

Related Articles

About author View all posts

comidaquesana

3 CommentsLeave a comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies