Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Rafaela Arlott, una mujer de negocios de Río de Janeiro, Brasil, nunca pensó que podría pesar menos de 90 kilogramos. Solo el nacimiento de su tan esperada hija Mel, la alentó a creer en sí misma.

A Rafaela siempre le encantaron los dulces y se comía un paquete de dulces al día desde que estaba en la escuela secundaria, escribe Daily Mail.

1
«Cuando era soltera, era el miembro más perezoso de la familia y mi lugar favorito era el sofá. Desde allí veía lo que sucedía en el mundo a través de la pantalla del televisor, veía todos los programas, uno por uno. Podía pasar todo el día acostada en la cama», Rafaela Arlotta

Luego Rafaela se casó, y junto a su esposo, comenzaron a soñar con tener una hija, pero sus sueños no estaban destinados a hacerse realidad. La razón era el exceso de peso de Rafaela.

2
«Estaba segura de que no podría tener hijos debido a mi exceso de peso. Mi esposo y yo nos cansábamos en el trabajo, por lo que descansábamos en diferentes restaurantes durante la hora de la cena y así lo hicimos durante muchos años…»

3

En el 2012, Rafaela finalmente quedó embarazada y subió de peso. A los 8 meses pesaba más de 100 kilogramos, pero se sentía feliz. En junio del año 2013 nació su hija Mel.
«Inmediatamente después del nacimiento, bajé solo tres kilogramos, que era lo que pesó mi bebé al nacer. El resto de kilos se quedó conmigo», Rafaela Arlotta

Los primeros días después del nacimiento, la joven madre temía ir a cualquier parte pues se sentía avergonzada por su peso. Pero dos meses después se preguntó cómo sería mejor lucir para cuando su hija creciera. ¿Querrá a su madre con este sobrepeso? ¿De quién tomará el ejemplo en la vida? Rafaela decidió cambiar por su hija.

4
«Contraté a una niñera, así que tenía más tiempo libre. Revisé meticulosamente mi dieta y excluí los dulces, algo que no había podido hacer desde mi juventud.
Con el tiempo, Rafaela se vio obligada a hacer ejercicio físico, sobre todo le gustaba correr. Durante unos meses, la joven madre perdió 30 kilogramos de exceso de peso y ahora se siente muy bien.

5
«Lo principal es no hacer cambios drásticos, tienes que enfocarte en tu mente, visualizar los resultados deseados e implementarlos en tu vida. Yo me las ingenio para motivar a todos a mi alrededor, ¡y estoy muy feliz por ello!»

¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.

Related Articles

About author View all posts

comidaquesana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies