Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Un breve comentario…

En el año de 1953 Aird y sus colaboradores descubrieron una relación entre el grupo sanguíneo tipo A y una mayor incidencia de cáncer de estómago, varios años han pasado ya desde que se diera este anuncio y distintas investigaciones se han llevado acabo con la finalidad de dilucidar si esta relación es cierta y si es posible que se pudiera dar con otros tipos de cáncer.

Entre estos estudios destaca un seguimiento que se hizo por 25 años a cerca de 4000 hombres, en lo que se conoció como el estudio de cohorte de Shangai, con el objetivo de determinar si existen asociaciones entre ciertos tipos de cáncer y los tipos de sangre ABO.

¿Cuáles fueron los hallazgos?

Luego de hacer una ajuste en aquellos participantes que tenían antecedentes de diabetes mellitus o hipertensión arterial no se encontró una variación en los resultados que a continuación les comparto:

– En comparación con el tipo sanguíneo A, el tipo sanguíneo B se asoció con un riesgo estadísticamente menor de todos los cánceres.

– El grupo sanguíneo B se asoció con un menor riesgo estadístico de padecer cáncer de estómago y de vejiga.

– El tipo AB se asoció con menor presencia de cáncer colorrectal y mayor riesgo de padecer cáncer de hígado.

– El tipo A presentó un riesgo 26% mayor de padecer cáncer de estómago.

– Contrastando con el tipo sanguíneo A, los individuos con tipos de sangre no A tenían un riesgo 20% menor de padecer cáncer del tracto gastrointestinal.

– Los grupos sanguíneos AB y O presentaron un riesgo 17% menor de sufrir cáncer de páncreas y un riesgo 28% mayor de padecer sarcoma, linfoma o leucemia.

– No se encontró relación entre los grupos sanguíneos ABO y el riesgo de sufrir cáncer de pulmón, próstata, piel, hueso y tejido conectivo.

¿Por qué existe esta relación con los grupos sanguíneos?

En 1901 Karl Landsteiner descubrió los grupos sanguíneos ABO, al determinar la presencia o ausencia de antígeno A o antígeno B en la superficie de los glóbulos rojos de la sangre.

Lo interesante es que estos antígenos se encuentran expresados también en las células epiteliales de los tractos gastrointestinal, broncopulmonar y urogenital, de tal manera que cuando existe una alteración en estas superficies celulares pueden ocurrir modificaciones en la adhesión de las células, las señales de las membranas y la vigilancia del sistema inmune, lo que podría tener implicaciones para el desarrollo del cáncer.

Así mismo, se ha encontrado que las personas con tipo sanguíneo O presentan más casos de úlcera gástrica y duodenal, gastritis crónica y cáncer gástrico, esto debido a una mayor unión del H. pylori a las células epiteliales presentes en la mucosa gástrica.

¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.

Related Articles

About author View all posts

comidaquesana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies