Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Un voluntario hizo el experimento de ingerir exclusivamente agua durante 30 días y los resultados fueron particularmente beneficiosos para su salud

Sin un café no eres persona, así que esta mañana has llenado tu jarra personal con el preciado estimulante o has acudido al bar más cercano a tu casa para solicitar tu dosis habitual. En la pausa para el almuerzo seguramente has acompañado tu comida con un refresco, mientras que después de la dura jornada laboral habrás aprovechado para refrescar el gaznate con alguna cerveza u otra bebida alcohólica mientras te socializas con tus compañeros de trabajo. Al momento de llegar a casa, relax: ¿quizás una taza de té antes de afrontar el último tramo del día? Finalmente, antes de sumirte entre los brazos de Morfeo un vaso de leche caliente no puede faltar para ayudarte a conciliar el sueño.

¿Te has parado a pensar que probablemente algunos días has ingerido todo tipo de bebidas y entre ellas no se encuentra el agua? A pesar de lo perjudiciales que pueden ser los refrescos y el alcohol, nos cuesta eliminar dichas sustancias de nuestra dieta ya que, en buena medida, su consumo se ha convertido en una auténtica costumbre.

Beber solo agua aporta cero calorías, por lo que debería ser el elemento principal de cualquier dieta

Tal y como ha comprobado Chris Bailey, quien se sometió al experimento de beber exclusivamente agua durante todo un mes, la eliminación de cualquier otro líquido acaba cambiando completamente nuestra vida, no solo desde el punto de vista de nuestra salud y nuestro bienestar, sino desde aspectos que tienen que ver con la conducta y hasta con nuestra economía.

Tu cuerpo te lo agradecerá
Un refresco de cola aporta 250 calorías, mientras que un simple café no evita tampoco que consumas una pequeña cantidad de calorías, concretamente 30 (incluyendo el azúcar con el que se acompaña). Beber solo agua equivale a cero calorías, con lo cual, debería ser el principal elemento a incorporar en cualquier dieta que se precie. Al mismo tiempo tomar una cierta cantidad de agua manda una señal a tu cerebro que provoca la sensación de que tu estómago se encuentra lleno, por lo que su utilidad como supresor del apetito es evidente.

Mucho se ha hablado, por otra parte, de lo beneficioso que es para nuestro cuerpo tomar agua en ayunas. Medio litro del líquido elemento a primera hora del día activa el metabolismo, lo que comporta que a lo largo de la jornada se acaben gastando calorías extra.

Los efectos del agua para la belleza son, por otra parte, ineludibles. Una consecuencia maravillosa es la eliminación de toxinas, las cuales favorecen la aparición de celulitis y acné. Una buena hidratación del cuerpo se refleja también en una piel suave, brillante y elástica, así como en un cabello fuerte.

El agua ayuda a prevenir cálculos e infecciones. Los efectos positivos para el corazón son también significativos

La ingesta de agua te ayudará además a regular tu cita diaria con el excusado, sobre todo si la combinas con una dieta rica en fibra.

Por último, diversos órganos se verán beneficiados de que solo consumas el valioso líquido. El agua es una magnífica sustancia que ayuda a prevenir cálculos y riesgo de infecciones tanto en los riñones como en el tracto urinario y en la vejiga. Los efectos positivos para el corazón son también significativos, ya que un cuerpo hidratado conlleva una sangre menos densa, lo que hace reducir el trabajo de bombeo. Según ‘Eden Lifestile’, los resultados de un estudio llevado a cabo durante seis años sobre una muestra de 20.000 hombres y mujeres sanos llegaron a la conclusión de que quienes bebían más de cinco vasos de agua al día tenían un 41% menos de posibilidades de fallecer por un ataque al corazón que aquellos que bebían menos de dos.

Consecuencias para tu conducta
Considera que al igual que otros órganos de tu cuerpo, tu cerebro estará más hidratado por lo que mejorará tu rendimiento y tu concentración. Por dicho motivo resulta ideal beber unas cantidades adecuadas de agua antes de un examen o de una dura prueba intelectual. Tu cerebro está compuesto por un 75% de agua y el agua es auténtica gasolina para su funcionamiento.

Por otra parte, si los trabajos que te toca realizar en tu quehacer diario son más físicos que mentales, estar deshidratado no será precisamente un beneficio y tu energía y tu productividad decrecerán inevitablemente. Al igual que hacen los deportistas para mejorar su rendimiento, si estás sometido a fatiga no esperes a tener sed para beber. La sed es precisamente un indicador que te está avisando de la falta de agua en tu organismo.

Por último, te invitamos a que reflexiones acerca del ahorro que conlleva beber solo agua. Si bien tu actividad social puede verse reducida, pues es difícil acudir con los amigos a bares y cafeterías y ser el «rarito» que no toma alcohol, si de tu lista de la compra eliminas los refrescos y la cerveza, y además no incluyes el agua embotellada (si lo haces te recomendamos que la sustituyas por jarras depuradoras) el gasto en bebidas se reducirá a cero.

Related Articles

About author View all posts

comidaquesana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies