Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Muchas personas se dan cuenta que todos sus esfuerzos que hacen durante la semana para tener una alimentación saludable no sirven de nada cuando llega el fin de semana y beben demasiado alcohol e inducidos por él, comen en exceso. Todo esto les lleva a estar “atrapados” en un continuo intento de pérdida de peso.

Una encuesta de Reino Unido descubrió que en una sola noche de ocio, el 40% de las mujeres consumen alrededor de 1000 calorías en alcohol. Además, más de la mitad dice que el alcohol les hace tener hambre y cuatro de cada cinco reconocen que beber disminuye su fuerza de voluntad, haciendo que se entreguen a pizzas, hamburguesas o patatas fritas.

Si tienes estos problemas, intenta poner en práctica los trucos que te dejamos a continuación

1- Mide tus bebidas correctamente.

No es lo mismo una lata de cerveza que una de ginebra. Técnicamente, una botella o lata de cerveza tiene la misma cantidad de alcohol que una copa de vino tinto o blanco o un chupito de licor. Aproximadamente 100 calorías. En los bares y restaurantes, las porciones son un 40% más grandes del estándar y actualmente las bebidas contienen unos niveles más altos de alcohol.

Por lo tanto, si subestimas el consumo engordarás. No solo por las calorías del alcohol, sino por el cambio en tu estado de ánimo que podrá afectar a tu apetito.

2- Controla el tipo de bebida que pides.

Si sueles beber cerveza, debes tener en cuenta que el tipo de cerveza que pides puede tener un gran impacto en tus resultados. Una botella de cerveza de bajo contenido en carbohidratos contiene aproximadamente 3-4 gramos de estos. Sin embargo, una versión regular contiene 10 gramos de carbohidratos.

Eso significa que con tres cervezas a la semana añadiríamos un extra de 1560 gramos de carbohidratos al año, el equivalente a cinco barras de pan. Algunas bebidas pueden contener las calorías de un trozo de pastel de chocolate, por lo que te aconsejamos que lo pienses antes de elegir qué bebida vas a consumir.

3- Intenta no comer sin sentido.

Si estás en un bar que sirve aperitivos gratuitos como palomitas o frutos secos, colócalas lejos. El alcohol hará que comas, sin darte cuenta e incluso si no tienes hambre. Así que si no lo tienes a la vista, será mucho menos probable caer en la tentación.

4- Ofrécete voluntario para llevar el coche.

La mejor manera de evitar que el alcohol arruine tu dieta es evitar beber por completo. Una táctica es ofrecerte para conducir. Aunque quizás no sea tan divertido, piensa que al día siguiente te despertarás sin resaca y te sentirás bien.

5- Come antes de beber.

Cuando tienes el estómago vacío, el alcohol se absorbe rápidamente, lo que significa que vas a sentir los efectos en cuestión de minutos. Sin embargo, si comes algo rico en proteínas magras o grasa sana te ayudará a ralentizar la absorción del alcohol ya que son alimentos digeridos y absorbidos lentamente.

Evita los carbohidratos. Come solo los que vengan únicamente de verduras. Aguacate, frutos secos, atún, huevo hervido, pollo o salmón son buenas opciones para comer antes de beber. Y no confundas la sed que te provoca la deshidratación con hambre. Cuando después de una fiesta tengas hambre, bebe mucha agua.

6- Ralentiza tu ritmo.

Uno de los mayores culpables de consumir un exceso de alcohol es hacerlo demasiado rápido. Para frenar el aumento de alcohol en sangre, pídete un vaso de agua con cada bebida alcohólica y toma sorbos alternos. Esta estrategia tan simple puede reducir el consumo total de alcohol a la mitad.

7- Ten planeado lo que comerás después de beber.

El alcohol puede actuar como un estimulante del apetito y reduce la fuerza de voluntad. Así que si no quieres comer cosas que no te comerías si no hubieses bebido, esconde en tu bolso una pieza de fruta que hará que no necesites tomar una porción de pizza.

Coloca también algunos aperitivos saludables por casa, como fruta y verdura cortadas, o hummus. Si tienes ganas de comer antes de acostarte, es más probable que cojas lo primero que tengas a mano.

¿Y tú también comes más cuando consumes alcohol? ¿Pondrás en práctica estos útiles consejos?
¡No olvides compartir con tus amigos y familiares!
Fuente: Health

Related Articles

About author View all posts

comidaquesana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies