Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Todo el mundo ha utilizado en algún momento de su vida talco en polvo, o productos que lo contenían.

Sin embargo, estudios recientes han permitido descubrir que el uso excesivo de este tipo de productos está en relación directa con el cáncer de ovarios, por culpa de varios de sus componentes.

¿Qué es el talco?
El polvo de talco está compuesto principalmente de talco, que es silicato de magnesio, formado por sílice, magnesio, oxígeno e hidrógeno. En su forma natural, el talco contiene una sustancia tóxica llamada amianto, que según muchos especialistas, puede provocar la aparición de diferentes tipos de cáncer. Desde los años 70, en los Estados Unidos, el polvo de talco no contiene amianto, gracias al establecimiento de unas normas y de unas regulaciones federales.

Actualmente, el talco se utiliza bajo diferentes formas en la industria, porque es un ingrediente de base de muchos productos cosméticos femeninos, y de otros productos que encontramos en el mercado. La mayoría de las veces, este producto sirve para eliminar los excesos de humedad, manteniendo la piel seca y sin erupciones cutáneas.

Esta propiedad del talco hace de él un excelente aliado de la higiene femenina, porque permite mantener la zona de la vagina seca y sin malos olores. Sin embargo, la sociedad americana contra el cáncer ha publicado muchos estudios que han puesto en evidencia que el polvo de talco, utilizado en la zona de la vagina, puede provocar la aparición de cáncer de ovarios.

Estos estudios están de acuerdo en decir que cuando el polvo se aplica cerca de la vagina, puede viajar a través del útero y de las trompas de Falopio, para luego alojarse en los ovarios. Entonces provoca una inflamación en el cuerpo de la mujer, creando un entorno perfecto para el desarrollo de células cancerosas. El talco que se aplica sobre las nalgas de los bebés, puede igualmente llevar al desarrollo de un cáncer de ovarios, años más tarde.

 

En efecto, las partículas de talco al viajar por todo el aparato reproductor femenino, pueden permanecer durante muchos años. Crean un entorno ideal para el desarrollo de células cancerígenas que provocan después esta terrible enfermedad.

Un estudio realizado en 1971 permitió determinar que en el 75 por ciento de los casos, las personas que sufrían un tumor de ovarios, presentaban restos de talco. En otro estudio, realizado por 19 investigadores en 8 países diferentes, se demostró que existía un aumento del 30 al 60 por ciento de los riesgos de sufrir un cáncer de ovarios, en las mujeres que usaban el talco sobre la zona genital.

A pesar de que la sociedad americana contra el cáncer ha realizado varias campañas para advertir de los riesgos del uso del talco, la Agencia de Alimentos y medicamentos, todavía no lo ha retirado del mercado de los productos que contienen este polvo. Tampoco ha obligado a los fabricantes de talco a colocar una etiqueta advirtiendo sobre los riesgos que puede conllevar el uso del producto a lo largo plazo, sobre todo si se aplica en la zona de la vagina.

Related Articles

About author View all posts

comidaquesana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies