Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Todos los humanos emanamos un aura de nuestros cuerpos, una pequeña nube individual y única.

En los campos esotéricos y místicos es común escuchar hablar del aura, un campo energético multicolor que emana nuestro cuerpo, y que es invisible para la gran mayoría de los seres humanos. Por supuesto, no existe evidencia directa de la existencia del aura, pero eso no evita que muchos crean en su energía.

 

Pues luego de muchos años y especulaciones, la ciencia se ha puesto de acuerdo y también ha demostrado que los seres humanos estamos rodeados por un aura, que ha sido bautizada como exposoma humano, y aunque parezca confirmar todas estas creencias, realmente no tiene nada que ver con las energías corporales o espíritus.

El término se usa para describir la nube personal de microorganismos, elementos químicos y otros compuestos que en efecto rodea nuestros cuerpos y va siempre con nosotros.

 
 Fuente: Clarín

El exposoma es el centro de un estudio realizado desde hace cinco años por un grupo de científicos de la Universidad de Stanford, California, EE.UU. El estudio publicado en la revista Cell demuestra que se pueden medir los niveles individuales de los elementos del ambiente a los que está expuesta cada persona.

De esta manera, se podrían estudiar y prevenir padecimientos como el asma y las alergias, según Michael Snyder, director del estudio. El experimento se basó en la aplicación de un pequeño dispositivo en el brazo de 15 voluntarios expuestos cada uno a diferentes localizaciones mientras el dispositivo absorbía muestras de sus “órbitas” personales, como el ambiente que los rodea.

Los elementos que recogió el dispositivo, tanto hongos como virus y bacterias arrojaron secuencias de ADN y ARN que conformaron un perfil genético único para cada individuo. El estudio dio miles de lecturas, provocando que los científicos acumularan una gran base de datos.

Cada color representa un factor ambiental que rodea nuestro cuerpo, como hongos y bacterias (Fuente: Chao Jiang)

Snyder, quien también utilizó un dispositivo, encontró en el suyo compuestos como el polen de eucalipto, probable causa de una alergia sufrida anteriormente. ¿Será que en futuro analizarán nuestros exposomas para hallar la causa de algunas enfermedades o condiciones?

La importancia del estudio radica en la potencia del exposoma individual, ya que hasta ahora solo se habían realizado experimentos a escala colectiva. Esto evidencia que cada persona tiene su propia “nube” personal, cuya composición se ve influenciada por las nubes de los demás y del ambiente que los rodea.

Si bien esto puede parecer una especie de “falsa alarma” para las personas que creen en las energías individuales, es un gran paso adelante que puede llevar a avances médicos que de momento no podemos anticipar. A medida que conozcamos más al respecto, mejor sabremos cómo afecta nuestro pequeño ecosistema propio.

Fuente:

BBC Mundo

Fuente Original del Articulo: www.bioguia.com

Related Articles

About author View all posts

comidaquesana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies