Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El cuerpo envía señales que no siempre sabemos interpretar. Muchas veces desestimamos síntomas que pueden indicar algo más profundo que una simple dolencia. No es casual que si estás atravesando una situación de angustia o estrés sientas algún dolor o malestar particular. Lo mismo cuando sientes ansiedad por algo. Muchas veces estas emociones son la verdadera causa de un síntoma físico, y si no buscamos más allá del dolor nunca lo podremos resolver de raíz.

Lo que no decimos se acumula, potencia, transforma y manifiesta de alguna forma. Las emociones negativas deben ser liberadas, conversadas por más penosas que resulten, para poder afrontarlas y atravesarlas sin que generen un daño todavía mayor. A continuación te damos algunos ejemplos de lo que puede ocurrir en el cuerpo cuando lo que no decimos se manifiesta.

 

¿A dónde “duele” lo que callamos?
Puedes ser más o menos escéptico al respecto, pero cada zona del cuerpo representa algo con respecto a las emociones que se guardan.

    • El dolor de cuello representa lo que no nos atrevemos a decir.

 

    El dolor estomacal representa aquellas situaciones que no podemos digerir fácilmente.
  • Por otro lado, los dolores de cabeza están relacionados con la manera en la que afrontamos el mundo y los del corazón con los afectos primarios.

Para que el cuerpo esté equilibrado necesita que la mente también esté en armonía. Si no tenemos paz interior ni felicidad esto se reflejará en nuestro exterior. Por eso es importante saber que lo que no decimos tendrá consecuencias físicas y psíquicas. El rencor puede causar un gran malestar, alterar el sistema inmunológico y volvernos más vulnerables a gripes y otras enfermedades. Incluso, cuando se vuelven crónicas, la rabia o el rencor pueden provocar cardiopatías y desmejorar la calidad de vida.

 

Procura comunicar aquello que te pasa, sea bueno o malo, hablarlo con la persona que te está lastimando, con tus seres queridos o con tu terapeuta. No tengas miedo al rechazo o a ser juzgado, recuerda que lo que no decimos sale a la luz de alguna forma que puede ser negativa para la salud y la armonía del cuerpo.

Related Articles

About author View all posts

comidaquesana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies