Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Vanessa Barros –Psicoterapeuta especializada en procesos de separación-

Hoy te escribo para compartir contigo un ejercicio que quizá te pueda ayudar a empezar a sanar la herida de la ruptura que ahora mismo tanto te duele.

Lo recomiendo siempre a las mujeres a las que acompaño y yo misma lo he hecho después de una ruptura que fue difícil para mí.

El concepto es simple: al igual que para una familia la vida queda en suspenso desde la muerte de un familiar hasta después del funeral, cuando sucede una ruptura podemos quedar en suspenso desde que la relación se rompe hasta que lo aceptamos realmente. Por ello es recomendable hacer algún tipo de ritual que le diga a tu subconsciente que esa relación ha acabado para poder así iniciar el proceso de duelo de verdad.

El subconsciente no entiende tanto de razones ni de palabras como de símbolos y rituales, por eso vamos a mandarle un mensaje en su propio idioma.

El primer paso es que crees un cadáver de la relación. Compras una cartulina, seleccionas fotos, recortes y recuerdos (entradas de cine, billetes de avión, esas cosas que a la mayoría de mujeres nos encanta guardar), y lo pegas en la cartulina. Puedes ser todo lo creativa que quieras, cuanto más mejor, así que dibuja, pinta, escribe frases o motes que os solíais decir, etc. Si vienen las lágrimas, bienvenidas, son sanadoras y una buena señal.

Te recomiendo que no solo plasmes lo que la relación fue sino también todo aquello que pudo ser y no fue, todos esos planes que habías proyectado e imaginado con esa persona y que ya nunca se llevarán a cabo: viajes, hijos, hogares, segundas residencias, vejez compartida…

A menudo duele más la pérdida de esos planes soñados que la pérdida de lo que realmente teníais, así que es importante que lo incluyas en este colage/cadáver que estás creando.

Una vez tengas listo el cadáver llega la hora del funeral. Puedes hacerlo sola o invitar a aquellas personas que sepas que van a entenderte y apoyarte: esa buena amiga que siempre está ahí o esa hermana a la que estás tan unida. Pero ante la duda de que esa persona se lo vaya a tomar a broma, lo tilde de chorrada o a ti te vaya a dar vergüenza, mejor sola.

El funeral consta de dos fases: la incineración y dejar ir las cenizas.

La incineración no es más que eso: quemar ese colage/cadáver. Eso sí, de forma segura, por ejemplo dentro de una olla en la bañera, en una maceta de barro grande en la terraza, en la barbacoa si tienes.

Debe ser algo solemne. Vístete para la ocasión (o desnúdate si así lo sientes), enciende alguna velita, quema incienso, cúbrete la cabeza si te apetece…lo que se te ocurra y sientas que te ayuda a conectar con el ritual.

Mientras se quema el cadáver ten presente que el fuego purifica. Sólo pon la intención de que esa misma alquimia suceda dentro tuyo.

Las cenizas que queden después de la incineración deberás recogerlas en un botecito, bol o pañuelo y ese mismo día o en otro no muy lejano, enterrarlas, echarlas al mar o esparcirlas con el viento. Lo que te guste más. Lo que sí es importante en este punto es que en el momento en que lo hagas lances una oración de agradecimiento, pensando o diciendo en voz alta que estás agradecida por todo lo que te ha aportado esta relación, por todo el aprendizaje, las vivencias, los buenos momentos, los malos, etc.

A todo este proceso puedes añadirle detalles que lo hagan más mágico y especial, como por ejemplo hacerlo de noche, o en luna llena, hacer que coincida con el día que os conocisteis o alguna fecha significativa. Quizá quieras aprovechar cuando estés menstruando, pues es un momento perfecto para soltar lo viejo y conectar con tu parte más chamánica. Déjate llevar por tu instinto o simplemente inventa lo que te apetezca.

Debes saber que este ritual no va a hacer que desaparezca el dolor de golpe, ni te va a ahorrar el proceso de duelo tan necesario, pero sí te va ayudar a ponerle un cierre, un punto y final a la relación dentro tuyo. El subconsciente captará el mensaje para poder empezar a salir del shock y la negación y empezar a sanar.

Si no te ves capaz de hacer este ritual porque te resistes a soltar a esa persona o si sientes que te apetece un acompañamiento terapéutico en este proceso de cierre y crecimiento, contacta conmigo y estaré encantada de poder ayudarte y orientarte.

Nota: Si alguno de las entradas publicadas, fotografías , tomados de Internet, tuviesen un uso limitado, rogamos a sus dueños que nos lo hagan saber y, si es su deseo, serán retirados inmediatamente. Respetamos su derecho y pedimos perdón anticipado. Compartir es nuestro objetivo. Eso sí, recomendamos indicar su autor u origen. Todo el lo que se publica en este blog tiene como único fin el de compartir conocimiento, ayudar a la gente, y sobretodo informar de asuntos que para mí son muy importantes. Si algún autor o representante legal considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos nos lo comunique con el fin de proceder a su retirada.

Fuente Original: http://vanessabarros.es

Related Articles

About author View all posts

comidaquesana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies