CÓMO HACER LINIMENTOS NATURALES

CÓMO HACER LINIMENTOS NATURALES

Los linimentos son preparados ligeramente untuosos, muy fáciles de hacer en casa, y que por sus características, se han empleado tradicionalmente para aliviar todo tipo de dolores, molestias musculares, dolor de espalda, dolores menstruales, artritis, lumbago, ciática, tendinitis, bronquios cargados y mucho más. Se aplican en fricciones externas, y se absorben rápido, facilitando la acción de sus componentes.

INGREDIENTES BÁSICOS
  • Tintura/alcohol macerado de plantas (p.ej. alcohol de romero)
  • Aceite macerado de plantas (p.ej. aceite de hipérico)
Plantas como el romero, hipérico, jengibre, cayena, árnica, raíz de consuelda, bayas de enebro o caléndulasuelen formar parte de estos macerados. Incluir alguna especia “caliente” al preparado como cayena, jengibre o canela, ayuda a potenciar su acción.
Estos ingredientes los podemos hacer nosotros mismos (en el blog tenéis varios artículos que lo explican), o adquirirlos en herbolarios o farmacias. En general los que hagamos nosotros siempre serán de una calidad superior a la mayoría que nos venden, sólo tenemos que mirar las etiquetas para darnos cuenta de que una buena parte de los productos comerciales pocas veces son el resultado de macerar la planta de la forma tradicional.
PREPARACIÓN
Mezclar el macerado de alcohol y el de aceite a partes iguales. Es decir, por una parte de tintura, una parte de aceite.
Pueden ser macerados simples de una sola planta, como alcohol de romero y aceite de árnica; o macerados compuestos de diversas plantas, por ejemplo, mezclar tintura de cayena y tintura de romero junto con aceite de hipérico y aceite de árnica. Lo importante es que al final la mitad de preparado sea alcohol y la otra mitad aceite.
Guardar bien cerrado en un envase de cristal oscuro, alejado de fuentes de calor. Puede durar en perfecto estado unos cuantos años.
 
OPCIONAL: AÑADIR ACEITES ESENCIALES
Podemos mejorar nuestro linimento añadiendo unas gotas de aceites esenciales, la sinergia de estos con los macerados de plantas da magníficos resultados, aunque no son imprescindibles.
Para hacernos una idea, por 100 ml. de linimento podemos añadir entre 10 y 50 gotas en total de aceites esenciales, dependerá de lo fuerte que queramos el producto o de los aceites esenciales que incluyamos.
Aceites esenciales dermocaústicos como el de canela, orégano, ajedrea, algunas especies de tomillo y ecucalipto, etc., deben deben ser usados con precaución y en dosis muy bajas.
Entre los aceites esenciales que pueden ir muy bien en nuestros linimentos tenemos: clavo, canela, menta, romero, eucalipto, lavanda, albahaca, estragón, helicriso, pino, abeto balsámico, laurel, gaulteria, katafray, y otros muchos. Deben ser aceites esenciales 100% puros, preferentemente ecológicos y extraídos por destilación de vapor de agua, si queremos beneficiarnos realmente de sus propiedades.
USO
Hay que agitar bien el linimento antes de usarlo. Se aplica con un suave masaje, nunca sobre zonas donde la piel esté irritada o haya heridas. Puede aparecer enrojecimiento cutáneo temporal, es normal por la acción de sus componentes.
PRECAUCIONES
Se debe tener especial cuidado con los linimentos que llevan cayena o aceites esenciales fuertes como el de canela, y no tocar los ojos después de manipularlos. Si eso ocurriera accidentalmente, proceder al lavado inmediato del ojo con un aceite vegetal puro como el de oliva.
Los ingredientes del linimento natural pueden no ser aptos para mujeres embarazadas.
IMPORTANTE: ESTE ARTÍCULO TIENE SÓLO FINALIDAD EDUCATIVA, EN NINGÚN CASO ES O SUSTITUYE LA CONSULTA, TRATAMIENTO O DIAGNÓSTICO DEL PROFESIONAL DE LA SALUD COMPETENTE
Fátima Solé
Naturópata

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.